ACTUALIDAD

La arquitectura también tiene nombre de mujer

Pensar que la mujer no ha tenido influencia alguna en el mundo de la Arquitectura o que ésta ha sido mínima, sería caer en un planteamiento totalmente erróneo. De hecho, grandes arquitectos como Le Corbusier, Mies, Wright y Kahn estuvieron acompañados por mujeres arquitectas de gran relevancia, a pesar de que la rígida estructura social de aquellos tiempos impedía que las aportaciones de éstas fueran tenidas en cuenta y que, por lo tanto, hayan llegado a pasar desapercibidas.

Hasta hace solo unas décadas, hablar de arquitectura era hacerlo de un sector prácticamente reservado a los hombres en el que, sin embargo, no eran pocas las mujeres que también formaban parte de él. Mujeres luchadoras, visionarias y transgresoras que, a día de hoy, siguen buscando su hueco. Aunque aun queda mucho camino por recorrer, ya en pleno siglo XXI podemos decir que atrás quedaron los años en los que ser arquitecta era terreno vedado. Tiempos como los que les tocó vivir a pioneras como la francesa Katherin Briçonnet (1494-1526) o la inglesa Lady Elizabeth Wilbraham (1632-1705). Tras su estela se abrieron paso grandes nombres que forman parte ya del capítulo de mujeres en la historia de la arquitectura.

¿Sabías qué fue Finlandia el primer país que permitió a las mujeres realizar estudios de arquitectura? Sin embargo, fue la estadounidense Julia Morgan la primera mujer que obtuvo un título en esta disciplina académica cuando corría el año 1902. Durante más del medio siglo dedicada a esta profesión, Morgan llegó a diseñar más de 700 edificios, muchos de ellos vinculados a organizaciones de mujeres que reivindicaban su protagonismo a principios del siglo XX. Marion Lucy Mahony Griffin, Charlotte Perriand, Lina Bo Bardi, Anna Keichline, María Luisa Dehesa Gómez Farías o Zaha Hadid figuran también entre las mujeres arquitectas que han dejado su impronta a lo largo de las últimas décadas.

HISTORIA DE LAS ARQUITECTAS EN ESPAÑA

La situación vivida por la mujer en la Arquitectura en nuestro país no ha sido muy diferente a la experimentada en otras partes del mundo. En 1910 se permitió el acceso de la mujer a la Universidad en España. A partir de ese momento, a pesar de que fue un proceso lento, las primeras mujeres comenzaron a incorporarse a las aulas de las distintas facultades de nuestro país, encontrándose con un escenario ocupado en su totalidad por hombres. En Arquitectura habría que esperar hasta 1931-1932, tres años después de la primera titulada en Ingeniería, para asistir al ingreso efectivo de las primeras mujeres en esta disciplina formativa. Las pioneras fueron Matilde Ucelay Maórtua, Rita Fernández Queimadelos y María Cristina Gonzalo, quienes estudiaron en la Escuela de Arquitectura de Madrid, teniendo como compañeros a Fernando Chueca Goitia, Alejandro de la Sota, Miguel Fisac y Félix Candela, entre otros arquitectos de renombre.

Ellas conforman el tridente de arquitectas españolas de las cuatro primeras décadas del siglo XX. Sin ellas, el papel de la mujer en la Arquitectura quizás hubiera sido muy distinto. Grandes precursoras que no dudaron en perseguir sus sueños y trabajar, a pesar de las dificultades de la época, para conseguir convertirse en las mujeres y en las profesionales que deseaban ser. Por eso, en una jornada en la que celebramos el Día Internacional de la Mujer, a nosotros no se nos ocurre mejor manera de poner nuestro granito de arena en esa búsqueda de la igualdad real tan necesaria, que haciéndoles nuestro particular homenaje. ¡Te invitamos a conocerlas un poco mejor!

Matilce Ucelay

La historia de la arquitectura española tiene entre sus máximos exponentes a Matilde Ucelay Maórtua. La madrileña fue la primera mujer en terminar Arquitectura en España, algo insólito que llevó unido, incluso, el acondicionamiento de un aseo femenino para ella.

El estallido de la Guerra Civil, poco después de graduarse con 25 años, supuso un parón importante en su proyección profesional. De hecho, fue condenada por Consejo de Guerra a no poder ejercer su profesión durante un período de cinco años, tiempo en el que sobrevivió gracias al apoyo de compañeros y colegas de profesión, que firmaban sus proyectos por ella. En 1946 consiguió que le fuera expedido el título que había conseguido una década antes.

Con cuatro décadas de profesión a sus espaldas y más de 120 proyectos firmadas, finalmente recibió el Premio Nacional de Arquitectura en 2004, cuatro años antes de su fallecimiento.

Rita Fernández Queimadelos

Nació en Barcelona en 1911 y, a pesar de la oposición paterna, que prefería que estudiase piano y se quedase en casa, consiguió convertirse en la segunda mujer en titularse en Arquitectura en España. Concretamente, y a pesar de haber comenzado sus estudios en el curso 1932-1933, no sería hasta el 26 de agosto de 1940 cuando obtuviese su titulación oficial, como consecuencia de la interrupción de tres años que supuso la Guerra Civil.

Tanto Rita Fernández como Matilde Ucelay fueron fuente de inspiración para muchas mujeres que, cada vez en mayor número, comenzaron a incorporarse a la vida universitaria de nuestro país, en general, y concretamente a la carrera de Arquitectura, en particular.

A pesar de la convulsión política que le tocó vivir, desarrolló su trabajo buena parte de sus años de ejercicio profesional como arquitecta escolar, algo que le era especialmente gratificante. Falleció en 2008, aún se conservan  muchos de los proyectos que realizó, tanto públicos, para el Estado, como privados, para diversos particulares. Uno de sus proyectos más destacados fue la reconstrucción del Ayuntamiento de Fuenlabrada, que en la actualidad se utiliza como centro juvenil, y éste sigue conservando en gran medida la forma que esta arquitecta española le dio.

María Cristina Gonzalo Pintor

Es la última pieza del tridente clave en los comienzos de la mujer en el mundo de la Arquitectura con sabor español. Fue la tercera mujer en titularse en Arquitectura en España y, además, una de las primeras Doctoras en Arquitectura de nuestro país. Y, por si esto fuese poco, María Cristina también fue una de las primeras meteorólogas españolas.

Al igual que sus compañeras Matilde Ucelay y Rita Fernández, fue una mujer muy inteligencia y trabajadora incansable. Se caracterizó por una actitud determinante y nunca le importó lo que la sociedad pensara de ella. Como curiosidad, te contaremos que conducía vehículos y practicaba esquí, a pesar de que eso implicaba llevar pantalones, lo que cual no estaba bien visto en la época, llegando a competir, incluso, en el certamen nacional de esquí en Candanchú con Lili Álvarez, una de las pioneras del deporte en España.

Matilde, Rita y María Cristina constituyeron el germen de la profesión en femenino. Fueron mujeres valientes que desafiaron la época que les tocó vivir y trabajaron incansablemente hasta conseguir alcanzar sus objetivos. Tras ellas, muchas han sido las mujeres que han ocupado las aulas de las Facultades de Arquitectura a lo largo y ancho de nuestro país. En pleno siglo XXI, son muchas las mujeres que desempeñan su labor como arquitectas contando con importante prestigio reconocimiento tanto nacional como internacional. Entre ellas podemos señalar nombres como Carmen Pinós, María Langarita, Arantza Ozaeta o Margarita Calero, entre otras.

UN ESCENARIO AL QUE AÚN LE QUEDA MUCHO CAMINO POR RECORRER

A pesar de que, hoy en día, si nos referimos a estudios de arquitectura en España se ve cómo se ha alcanzado una proporción del 50% de alumnado entre hombres y mujeres, esta estadística choca con los datos salariales, en los cuales se contempla una brecha de hasta el 19% entre sueldos de arquitectos y arquitectas. Estos son dos de los principales datos que se puedan extraer del Estudio sobre la situación de las mujeres en la arquitectura de España, realizado y presentado por el Consejo Superior de los Colegios de Arquitectos de España (CSCAE) hace unos meses.

Respecto a la situación contractual, el informe evidencia que alrededor de 7 de cada 10 arquitectas trabaja por cuenta propia como autónomas y, de ellas, un 11,5% lo completa con trabajo por cuenta ajena. La mitad de las arquitectas menores de 30 años son autónomas. El estudio revela que, a medida que aumenta, la edad, la proporción de autónomas también aumenta, siendo la proporción de 7 de cada 10 mujeres a partir de los 50 años de edad.

En materia de conciliación, las arquitectas valoran las condiciones de conciliación como normales en el 37,9% de los casos (frente al 40,7% de los arquitectos). Por otro lado, 3 de cada 10 mujeres consideran que disponen de buenas condiciones de conciliación. Sin embargo, son valoradas como malas por el 25,7% de las arquitectas encuestadas, mientras que el 21,3% de los hombres comparten esta valoración.

El Estudio sobre la situación de las mujeres en la arquitectura en España tiene como base la encuesta Colegiad@s 2018, realizada por el CSCAE, un macroestudio con perspectiva de género sobre el estado de la profesión, en el que participaron 6.880 (14%) de los casi 48.000 arquitectos y arquitectas que ejercen de forma colegiada en España. Para cubrir todo el universo de profesionales, el estudio se completó con otra encuesta realizada a 490 arquitectos y arquitectas no colegiados.

¿Conseguiremos cambiar alguna vez esta realidad? ¿Podremos hablar, en algún momento, de igualdad real?

AGENDA

Permanece actualizado

Te mantenemos al día.

2024 junio

Semana 4

Lun 27
Mar 28
Mié 29
Jue 30
Vie 31
Sáb 1
Dom 2
Lun 3
Mar 4
Mié 5
Jue 6
Vie 7
Sáb 8
Dom 9
Lun 10
Mar 11
Mié 12
Jue 13
Vie 14
Sáb 15
Dom 16
Lun 17
Mar 18
Mié 19
Jue 20
Vie 21
Sáb 22
Dom 23
Lun 24
Mar 25
Mié 26
Jue 27
Vie 28
Sáb 29
Dom 30

Hazte socio/a de Fidas

Be a partner!

Conoce las ventajas de asociarte con nuestra Fundación.

CONSULTA

Contacta con FIDAS

Si tienes cualquier consulta, sugerencia o duda, contacta con la Fundación FIDAS.

Aceptación de Política de Privacidad

6 + 4 =